Localización de sitios web

Guía para adaptar un sitio web a los mercados locales

1 Descripción general

El reto

Aproximadamente un 75% de los consumidores tienden a comprar en sitios web escritos en su idioma.1 Por ello, si tienes previsto internacionalizar tu negocio, es fundamental que hables el mismo idioma que los mercados objetivo.

El objetivo

Atraer el máximo número de usuarios con un sitio web que ofrezca el mismo branding y los mismos argumentos de venta que tu sitio original, pero que se adapte a la cultura de los mercados locales.

La estrategia

Crea un equipo de profesionales para definir la estrategia de localización. Empieza formulando estas preguntas:

  • ¿Qué idiomas hablan los clientes objetivo? Ten en cuenta todas las opciones. Por ejemplo, en países como Suiza, Canadá y Sudáfrica se habla más de un idioma. Asimismo, idiomas como el árabe, el chino o el español tienen varios dialectos.
  • ¿Tu sistema de gestión de contenido (CMS) es compatible con varios idiomas?
  • ¿Quién se encargará de adaptar el contenido de tu sitio web (imágenes, símbolos, colores y texto) a los mercados objetivo?
  • ¿El diseño de tu sitio web está optimizado para móviles?

Nota

Si un mercado objetivo está formado por una gran comunidad de expatriados, puede que los usuarios prefieran que el contenido del sitio web esté en su idioma y los precios en la moneda local.

2 Diseña una interfaz de usuario (IU) fácil de localizar

Pide a tu equipo de diseño que cree cadenas de IU que puedan adaptarse fácilmente a los idiomas de todos los mercados objetivo. De este modo, los traductores podrán centrar toda su atención en la traducción y los resultados serán mejores. La IU debe cumplir los requisitos que describimos a continuación.

Permitir variaciones:

  • Espaciado: por ejemplo, en alemán las palabras suelen ser más largas que en inglés y en árabe el texto ocupa más espacio vertical.

  • Densidad: por ejemplo, los caracteres del chino tradicional tienen un gran nivel de detalle, por lo que deberás utilizar un tamaño de fuente de, como mínimo, 12 puntos.

  • Idiomas que se escriben de derecha a izquierda: por ejemplo, el árabe, el hebreo y el farsi.

Incluir lo siguiente:

Nota

La transliteración es la representación de las palabras o letras de un sistema de escritura por medio de los caracteres de otro sistema de escritura. Por ejemplo, la palabra "Rusia" se escribe "Россия" en el alfabeto cirílico y su transliteración suele ser "Rossiya" (se traduce como "Rusia").

3 Diseña un sitio web que se preste a la internacionalización

La internacionalización es el proceso de preparar un producto para localizarlo. Facilita la traducción de un producto o servicio a los idiomas y las culturas de los mercados de destino. Suele abreviarse con el término alfanumérico i18n.

Procura que tu sitio web sea fácil de usar tanto para clientes como para traductores. Con la ayuda de tus ingenieros, codifica primero el sitio teniendo en cuenta los distintos idiomas y tipos de contenido. Después, crea una guía de localización para los ingenieros informáticos. Las prácticas recomendadas sobre tareas de codificación e ingeniería deben incluir lo siguiente:

  • Flujo de trabajo y herramientas

    • Procura que los comandos, los botones y los formularios sean fáciles de comprender en cada cultura.
    • Ofrece a los usuarios la opción de configurar sus preferencias de idioma con un selector de idioma universal (ULS).
    • Consulta los perfiles de idioma de los usuarios multilingües para averiguar qué idiomas suelen hablar.
  • Gestión de caracteres y cadenas

    • No muestres a los usuarios cadenas de IU que no se hayan traducido.
    • Almacena todos los datos en un formato de idioma/país neutro (p. ej., Unicode en el caso de las cadenas).
  • Bibliotecas

    • Utiliza bibliotecas estándar del sector para aplicar formato específico de idioma (p. ej., CLDR) a las fechas, horas, zonas horarias, cifras y moneda.
    • Crea una biblioteca de identificadores internacionales para representar correctamente los idiomas y las regiones (según proceda).

4 Crea recursos lingüísticos

Reúne a un equipo de traductores y encárgales que creen un glosario y una guía de estilo.

Glosario

Debe ofrecer directrices de traducción de los términos y las frases más importantes de tu sitio web, como el nombre de la marca, los nombres de productos y las características clave.

alt text

Básico Crea un glosario básico

Identifica los 10-50 términos más utilizados en tu sitio web.

Crea una hoja de cálculo con una fila por término.

Añade una columna por cada idioma al que localices el sitio web.
Intermedio Desarrolla el glosario

Invierte en traductores y revisores profesionales: contrata a lingüistas de los nuevos mercados para traducir los términos clave.

Revisa el glosario y actualízalo: si hay un nuevo producto cuyo tono no encaja con el de los productos existentes, crea un glosario específico para dicho producto.

Elige un sistema de gestión de terminología: utiliza una herramienta de creación de contenido de alta calidad para gestionar las traducciones de tus productos y servicios.
Avanzado Gestiona el glosario

Automatiza el proceso: utiliza una herramienta para gestionar el glosario.

Amplía el alcance: crea un glosario de cada producto.

Establece un flujo de trabajo

1. Pide a tus equipos que estén atentos a la aparición de nuevos términos.

2. Sustituye los términos que hayan quedado obsoletos.

3. Recopila métricas relacionadas con los términos de búsqueda clave para crear contenido optimizado para SEO.

Guía de estilo

Una guía de estilo garantiza la coherencia en la escritura y el formato del contenido de los sitios web y las aplicaciones.

Básica Crea una guía de estilo básica

Agrupa los recursos de escritura y diseño existentes en un documento.

Determina las reglas que deben seguirse.

Selecciona dos o tres fragmentos de texto recientes y decide qué estilo debe tener tu contenido. Piensa en cuáles son las palabras, las oraciones y los componentes de frase más utilizados.

A partir del estilo que hayas determinado, crea los estándares de cada tipo de contenido.

Intermedia Evalúa la guía de estilo

Revisa la guía: pide la opinión del personal de los departamentos de Marketing, Ventas, Servicio de Atención al Cliente, etc.

Adapta la guía a las necesidades del equipo: procura que responda a las necesidades de todo el mundo.

Supervisa la guía de estilo: revísala y actualízala periódicamente para que siga siendo útil.

Avanzada Optimiza la guía de estilo

Amplía su alcance: crea una guía de estilo de cada idioma (y producto).

Publica la guía: alójala en una plataforma a la que tengan acceso todas las personas interesadas.

Difúndela: procura que los nuevos creadores de contenido se familiaricen con ella.