Consejos clave para mejorar la experiencia de usuario de tu aplicación

1 Introducción

El reto

¿Qué abarca la experiencia de usuario? Básicamente, abarca todo lo que afecta a la interacción final de los usuarios con el producto y a su opinión sobre él. En el caso de las aplicaciones móviles, solemos referirnos a la usabilidad, el rendimiento, la funcionalidad, la interfaz de usuario y el diseño en general.

Para crear una aplicación de éxito en el mercado móvil tan competitivo de hoy en día, debes entender exactamente lo que significa el concepto de experiencia de usuario y el impacto que tiene en los clientes, y asegurarte de que la tuya esté bien diseñada.

Tu objetivo

Descubrir cómo puedes optimizar la experiencia de usuario de tu aplicación para fomentar la implicación de los usuarios en nuevos mercados.

La estrategia

Es importante tener presente que la optimización de la experiencia de usuario es un proceso continuo. No se espera que desde el primer momento ofrezcas la mejor experiencia de usuario posible en tu aplicación. No obstante, hay ciertos trucos que puedes implementar desde el principio para asegurarte de que la experiencia de usuario de tu aplicación vaya por buen camino. En esta guía te damos cinco sencillos consejos que puedes aplicar a la hora de expandir tu empresa.

2 Registro de usuarios

Replantéate la pantalla de registro

Recuerda que los formularios de registro parecen más extensos en los móviles que en los ordenadores. Ten en cuenta este factor al diseñar tu formulario de registro, además de la menor paciencia que tienen hoy en día los usuarios de móviles. ¿De verdad es necesario que los usuarios tengan que introducir su fecha de nacimiento y una imagen de perfil para registrarse?

Ofrece un servicio útil a los usuarios antes de solicitarles que se registren

Los usuarios dejarán de utilizar una aplicación en la que se les solicite introducir información personal desde el principio, a no ser que consigan algún tipo de recompensa inmediata, como en las aplicaciones para pedir una revisión del automóvil o comida a domicilio. Asimismo, en el caso de las aplicaciones con un reconocimiento de marca bajo —o con una propuesta de valor poco clara— resulta aún más difícil solicitar a los usuarios que se registren al principio de la experiencia. Te recomendamos que solo pidas a los usuarios que se registren cuando sea imprescindible. Una forma habitual de aplicar este principio es ofrecer la opción de comprar como invitado en el momento de la conversión. Debes demostrar el valor y la función de tu aplicación antes de pedir a los usuarios que se registren.

Asegúrate de que la diferencia entre iniciar sesión y registrarse quede clara

Al intentar registrarse, muchos usuarios tocan el botón para iniciar sesión por error, y entonces se les solicita una contraseña. Esto suele ocurrir porque los usuarios leen la información de la pantalla rápidamente y asumen que la primera llamada a la acción que ven es la correcta. Diseña procesos de inicio de sesión y de registro claramente diferenciados para que los usuarios puedan acceder a la información que les interesa rápidamente.

Haz que la autenticación mediante contraseña resulte cómoda

Los usuarios se molestan cuando tienen que seguir varios pasos complicados para crear o cambiar una contraseña. Minimiza el riesgo de que abandonen la aplicación simplificando la experiencia de autenticación. Reduce el número de pasos necesarios o utiliza otros métodos de autenticación, como la opción de iniciar sesión a través de terceros o con la huella digital.

3 Usabilidad y comprensión

Habla el mismo idioma que los usuarios

El uso de términos o frases desconocidas hará que aumente la carga cognitiva de los usuarios. Las llamadas a la acción con etiquetas que contienen términos específicos de la marca pueden confundir a los usuarios. La funcionalidad y una comunicación clara deben tener siempre prioridad respecto a la promoción del mensaje de marca.

Haz que la información visual y las confirmaciones sean claras

Las imágenes y los iconos necesitan etiquetas de texto para poder interpretarse de manera correcta y coherente. Los iconos que representan menús, carritos, cuentas o localizadores de tiendas, así como acciones como las de filtrado o clasificación, no son universales y no se entienden bien en todas las aplicaciones (Google: StartApp UX Principles). Los usuarios suelen usar más los iconos con etiquetas. Además, en las aplicaciones que ofrecen categorizaciones visuales sin una leyenda, los usuarios tienen que adivinar qué representan. Por ello, recomendamos utilizar etiquetas de texto para no confundir a los usuarios.

Si los usuarios añaden un artículo al carrito o hacen un pedido y no obtienen ninguna confirmación, pueden preguntarse si la acción ha sido procesada. Estas dudas pueden evitarse proporcionando animación visual u otro tipo de elementos similares en las aplicaciones.

Permite que los usuarios controlen el nivel de zoom

Los usuarios quieren tener la posibilidad de controlar el nivel de zoom cuando ven una imagen. No les gustan las aplicaciones que se amplían a un tamaño predeterminado. Permite a los usuarios que amplíen la imagen como prefieran para que tengan el control.

Permisos

Los permisos pueden ser vitales para que tu aplicación funcione, pero también pueden ahuyentar a los usuarios y perjudicar la experiencia de usuario. Con esto en mente, debes asegurarte de explicar claramente la función de cada permiso y pedirlo solo cuando sea absolutamente necesario. Siempre conviene describir los motivos por los que tu aplicación necesita obtener cierta información, incluso aunque puedan ser obvios, y solicitar permisos específicos después de producirse determinadas acciones de usuario; por ejemplo, cuando un usuario hace clic en un botón de "compartir publicación" y se le pide permiso de acceso a su cuenta de una red social.

4 Navegación y exploración en la aplicación

Da vida a las microinteracciones

Puede que te preguntes qué es una microinteracción. Básicamente, cada vez que interactúas (aunque sea de la manera más insignificante) con una aplicación, un sitio web o incluso un electrodoméstico, estás participando en una microinteracción. Por ejemplo, cuando cambias un ajuste, sincronizas tus datos o tus dispositivos, configuras una alarma, eliges una contraseña, inicias sesión, defines un mensaje de estado, añades algo a favoritos o le das a "me gusta", estás llevando a cabo una microinteracción. Desde el punto de vista de la experiencia de usuario, las microinteracciones tienen el potencial de hacer que una aplicación se perciba como más humana y personal. Pueden animar a los usuarios a conectar con tu marca y, en última instancia, a mejorar tu tasa de retención. Añadir variedad y creatividad a las microinteracciones puede ser una forma eficaz de satisfacer e incluso exceder estas expectativas.

Compartir

Hoy en día, los usuarios de móviles introducen gran parte de su información en sus dispositivos y aplicaciones. Muchos creadores de aplicaciones quieren que los usuarios compartan sus logros e interacciones dentro de la aplicación para publicitarla e incrementar la viralidad. Sin embargo, compartir está reñido con la privacidad. Debes fomentar la confianza y la transparencia respecto a los usuarios desde el principio, sobre todo si quieres que los usuarios promocionen tu marca.

En tu aplicación debe explicarse con precisión a los usuarios qué datos están compartiendo y con quién. Si los usuarios empiezan a ver su contenido privado en las redes sociales, es muy probable que pierdan la confianza en tu aplicación y que la desinstalen, o peor aún, que dejen una reseña negativa.

Muestra el valor de tu aplicación desde el primer momento

Atrae a los usuarios indicándoles claramente lo que deben hacer y colocando llamadas a la acción en un lugar destacado de la página. Destaca las funciones más importantes y las nuevas en contexto y en un lugar adecuado de la aplicación; de esta manera, generarán satisfacción e interés en lugar de frustración y confusión.

Organiza y etiqueta las categorías de menús para que sean fáciles de usar

Los usuarios tienen dificultades para interpretar y distinguir las categorías de menús que no se corresponden con sus modelos mentales de categorías. Las categorías de menús deben ser claras y no deben solaparse. Esto es especialmente importante cuando un usuario se decide por un menú como último recurso, tras agotar las opciones de la función de búsqueda.

Haz que cambiar la ubicación de forma manual sea sencillo

La detección automática de la ubicación puede ahorrar tiempo a los usuarios. No obstante, a veces los usuarios quieren encontrar una tienda que no está cerca de donde se encuentran. Haz que la introducción manual de la ubicación sea sencilla y rápida.

Crea transiciones fluidas entre las aplicaciones y la Web móvil

Los usuarios pueden sentirse frustrados si una aplicación les dirige a la Web móvil para ofrecerles más información o para que completen una tarea. Por ejemplo, esto puede generar confusión si las dos plataformas tienen un aspecto o un diseño distinto. También es problemático si los tiempos de transición son lentos y los usuarios se ven obligados a esperar a que se cargue la página. Si es imprescindible dirigir a los usuarios a la Web móvil, asegúrate de contar con un diseño coherente para que la transición sea fluida. También es buena idea asegurarse de que la transición sea rápida y de que valga la pena, para contrarrestar los inconvenientes que pueda haber.

Recoge datos cualitativos

Aunque no cabe duda de que los datos cuantitativos son importantes, debes recoger datos cualitativos que te ayuden a tener una visión global de tu experiencia de usuario y a identificar oportunidades de optimización. Las plataformas de análisis de datos cualitativos te permiten visualizar lo que ocurre dentro de tu aplicación y la manera en la que los usuarios reaccionan a iniciativas de optimización específicas. Todo ello es posible gracias a funciones de visualización de gran utilidad, como los mapas de calor de pulsaciones y la grabación de sesiones de usuarios. Los datos visuales te proporcionan los porqués de todas las cifras. De este modo, no tendrás que pasar horas cribando datos cuantitativos para intentar averiguar las razones por las que un usuario abandonó la pantalla del carrito o decidió no registrarse en tu aplicación.

Conclusión

Estas iniciativas te pueden servir de gran ayuda para mejorar la experiencia de usuario en general, pero no son una solución definitiva; siempre hay más formas en las que puedes optimizar tu aplicación. Pase lo que pase, tu prioridad deben ser los usuarios, así que asegúrate de diseñar tu aplicación de acuerdo con sus necesidades.