Cómo preparar tu marca para la localización

Reúne un equipo de traductores para crear un glosario y una guía de estilo.

Glosario para la traducción

Debe contener instrucciones para la traducción de las palabras y las frases más importantes de tu sitio web, como tu marca, los nombres de los productos y las características principales.

Término fuente Categoría Traducción Idioma
Google Marca Google Francés
Google Marca Google Alemán
Calendario Nombre de producto Agenda Francés
Calendario Nombre de producto Google Kalender Alemán
computadora Término general ordinateur Francés
computadora Término general Computer Alemán
Básico Crea un glosario simple para la traducción

Identifica entre 10 y 50 términos que consideres que son los más utilizados en tu sitio web.

Crea una hoja de cálculo con una fila para cada término.

Agrega una columna para cada idioma del programa de localización y establece las traducciones para estos términos.
Intermedio Desarrolla el glosario para la traducción

Invierte en traductores y revisores profesionales. Contrata especialistas lingüísticos de tu nuevo mercado para traducir los términos clave.

Revisa y actualiza el glosario más reciente. Si el tono de un producto nuevo no coincide con el de los productos existentes, crea un glosario nuevo para ese producto.

Elige un sistema de administración terminológica. Utiliza herramientas de creación de alta calidad para administrar las traducciones de tus productos y servicios.
Avanzado Administra tu glosario para la traducción

Automatiza el proceso agregando términos al glosario durante el proceso de traducción.

Extiende el impacto. Crea glosarios específicos para los distintos productos.

Desarrolla un flujo de trabajo:

1. Solicita a tus equipos que busquen términos nuevos regularmente.

2. Reemplaza los términos obsoletos.

3. Recopila métricas sobre los términos de búsqueda más importantes a fin de redactar contenido optimizado para la SEO.

Guía de estilo

Una guía de estilo permite garantizar la coherencia de la redacción y el formato en el contenido del sitio web y las apps. Una guía de estilo debería establecer estos lineamientos clave para los traductores:

  • ¿Quién es el público?

  • ¿Cuál es el estilo de tu marca? (P. ej., gracioso, coloquial, profesional)

  • ¿Qué voz usa? (P. ej., siempre 1.ª persona, siempre 3.ª persona)

  • ¿Qué tono usa? (Formal o informal)

  • ¿Cómo debe adaptarse el contenido a una cultura específica? (P. ej., en una guía de estilo para el idioma árabe, se podría pedir que la palabra "pizza" se reemplace por "falafel")

  • Lineamientos de puntuación (espacios, comillas, etc.)

  • Elementos de desarrollo de marca (únicos para el país o idioma)

  • Instrucciones sobre el formato (énfasis, fuentes, marcas registradas, etc.)

  • Instrucciones sobre la adaptación (cómo tratar las monedas, las direcciones, los números de teléfono, etc.)

  • Aspectos varios (cualquier otro elemento único que tu empresa quiera garantizar que se trate de forma coherente)

Básico Crea una guía de estilo básica

Recopila en 1 documento los recursos existentes de redacción y diseño.

Determina qué reglas se deben seguir (por ejemplo: Guía de estilo de The Economist).

Selecciona 2 o 3 artículos de contenido escritos recientemente y evalúa tu estilo "natural". Piensa en las palabras, las frases y los componentes más comunes de tus oraciones.

Crea estándares para cada tipo de contenido (p. ej., sitio web, blog, material de marketing) en función de tu estilo natural.
Intermedio Evalúa tu guía de estilo

Revisa tu guía. Obtén comentarios de los miembros de los equipos de Marketing, Ventas, Atención al cliente, etc.

Obtén un panorama global de las necesidades de los distintos equipos. Utiliza esta información para garantizar que la guía de estilo satisfaga las necesidades de todos (p. ej., Asuntos Legales, Marketing, Ventas, Atención al cliente, Departamento Técnico).

Examina periódicamente tu guía de estilo. Revísala y actualízala para garantizar que no pierda su utilidad
Avanzado Optimiza tu guía de estilo

Amplía tu material. Crea guías de estilo específicas para los distintos idiomas (y productos).

Publica tu guía. Alójala en una plataforma accesible para todas las partes interesadas.

Facilita la incorporación de usuarios nuevos. Asegúrate de que los nuevos desarrolladores de contenido se familiaricen con la guía.